Páginas vistas en total

Páginas

martes, 12 de julio de 2016

Puente a otro Mundo



Y llegan a ti las críticas de personas que dicen que no podrás vivir de escribir, que solo será una ilusión, que es una pérdida de tempo siquiera pensar en dedicarle un poco de tu tiempo a crear historias que probablemente nadie leerá. Te hacen sentir que te has equivocado, que no eres más que un soñador, un iluso que creyó que podría seguir sus sueños y aun llegar a hacerlos realidad.
Pero aunque quieran hundirte en el cieno de la mediocridad, atraparte en las redes de su “Ser realista”. Yo te diré que sigas adelante, que dediques todo el tiempo y energía a eso que te hace feliz, que derrames en una hoja en blanco todo lo que engendras en tu interior, des vida a nuevos personajes, reflejes los valores más altos y puros de la humanidad en tus historias, que hagas vivir a tu lector otra vida en tus páginas, le muestres cuan al límite es llevado el simple mortal. Da vida a esos mundos que están dentro de ti, sumerge en tu nueva realidad a ese que quiere escapar por  un momento de su rutinaria vida.
Tú eres un puente, un puente entre el mundo de la fantasía y el mundo real, tú eres quien ha sido tocado, capacitado para dar vida con palabras a lo que otros simplemente ignoran. Pero busca ser uno de ese imponentes puentes que aun de lejos es capaz de avistarse, sí, para que todas las almas infelices encuentren en ti el escape de su vida monótona y carente de sentimiento. Llévalos a un mejor destino, conducelos a tu mundo, hazlo parte de tu historia. Sé un puente.

martes, 5 de julio de 2016

¿Creador o Carcelero?











He elegido ser escrito, durante todo este tiempo he considerado que soy un alma creativa que tiene la necesidad de dar a conocer sus historias engendradas en alguna parte de mi interior. Como si fuera una de esas musas que se deleitaban en iluminar a los hombres para que crearan las obras más bellas que parecen de otro mundo.
Pero entonces vino a mí un pensamiento: “el escritor ¿es un creador de sueños, o solo busca atrapar en el papel su demonios e ilusiones? Cuantas veces me he visto inundado de lo peor de mí, sintiendo como esa oscuridad tan propia como la humanidad misma quería surgir y hacer daño a quien fuera mi objetivo. Y sabía que no sería capaz de luchar contra ella, y me vi en la necesidad de darle forma humana en una historia, buscando que quedará allí atrapada, reflejándome, teniendo mi esencia, pero guardando el secreto de lo que soy.
¿Somos dadores de vida de nuestros personajes, o jueces indolentes, titiriteros sin piedad? ¿No los sometemos a ellos a las peores situaciones, los obligamos a probar el amargo sabor del dolor y la pérdida? Los obligamos a ellos a pasar por lo que nosotros solo queremos huir.
¿Pero no son esas escenas las que los forman, esas situaciones adversas las que los convierten en lo que son? ¿No es cuando los sometemos a ese fuego de prueba cuando sacan lo mejor de sí, cuando aprenden de lo que son capaces?

Y queda la cuestión: ¿Somos creadores o carceleros?